domingo, 30 de noviembre de 2014

Santa Rosa de Lima en el arte novohispano

Rosa de Santa María nació en Lima, Perú; se llamó originalmente Isabel Flores, sin embargo, la gente la llama Rosa, incluso cuando la confirmó el arzobispo santo Toribio de Mogrovejo, la llamó Rosa. Iba a entrar a la orden de san Agustín,  cuenta la leyenda que al despedirse de la Virgen del Rosario no se pudo levantar, por lo que pospuso su decisión. Posteriormente al ver a una mariposa comprendió que debía entrar a la orden seglar de santo Domingo, lo cual hizo en 1606.
Desde joven había realizado en su huerto un pequeño eremitorio donde practicaba la oración y las penitencias, a lo largo de su vida constantemente se le aparecía el Niño Dios, ya sea solo o con la Virgen del Rosario. Santa Rosa fue una gran mística, asceta y mujer de una inmensa caridad hacia los pobres y enfermos.

El culto de santa Rosa de Lima

Rosa de Santa María murió a los 31 años de edad, el 24 de agosto de 1617, a su entierro acudió una multitud y su fama de santidad se extendió rápidamente. Iconográficamente se le representa con una corona de rosas, crucifijo, cargando al niño Dios y con el hábito seglar de santo Domingo.
Fue beatificada en 1668 por Clemente IX y canonizada por Clemente X en 1671. Fue la primera persona del continente americano en ser elevada a los altares, razón por la cual se considera patrona de América y de Filipinas, desde 1670.

Cristóbal de Villalpando (1645 - 1716)

Es considerado uno de los pintores más importantes del barroco novohispano, lo mismo se expresó en el tenebrismo que en la luminosidad cromática. Sus obras se encuentran en diferentes templos como las catedrales de México, Puebla y en iglesias como las de Huaquechula, San Pedro Cholula, La Profesa e incluso en La Antigua, Guatemala.
El retablo de santa Rosa de Lima en Azcapotzalco
Un hermoso retablo conservado en la parroquia de San Felipe y Santiago Azcapotzalco es el dedicado a santa Rosa de Lima conserva 20 pinturas al óleo y una imagen de bulto fue realizado por Cristóbal de Villalpando a fines del siglo XVII, por la reciente canonización de la patrona de América.
Es un retablo salomónico compuesto por tres cuerpos con sus cinco calles y su predela. En la parte superior envolviendo el retablo hay tres pinturas que representan a: Ángel con escudo del Carmen, Santa Rosa con ángel, Santísima Trinidad (paloma, Cristo y papa) con la virgen María y ángel Gabriel y flor blanca.

En el cuerpo superior del retablo de santa Rosa están los siguientes lienzos: Rosa hincada, Cristo con balanza, Rosa con hábito ve gente a lo lejos y Rosa con Niño Dios en su eremitorio, jardín. En el cuerpo central del retablo se observa a: Rosa vestida de blanco penitente, Rosa con Virgen del Rosario y Niño Dios, Rosa con Niño Dios caminando juntos, Rosa hincada y Niño Dios con la Virgen y Rosa vestida de blanco con brazos en cruz.
En el cuerpo inferior está representada: Rosa hincada, penitencia para las almas del Purgatorio, Jesús resucitado ángeles y Rosa hincada, escultura de Rosa, sigue la escena Rosa recibe a Jesucristo que desprende su brazo de la Cruz, por último Cristo y Rosa hincada. En la predela está: Rosa con un caballero, Jesucristo; Nacimiento de Rosa, Rosa recibe los últimos sacramentos y Rosa enferma.

Juan Correa (1646 – 1716) y Las Ánimas del Purgatorio y Santa Rosa de Lima, en Tepetlaoxtoc

Su labor como pintor la realizó entre 1676 a 1716, dominó el estilo tenebrista como se puede apreciar en la iglesia de Azcapotzalco, en las escenas de la Virgen, en la capilla del Rosario o en la Vida de San Francisco en la iglesia de san Diego, Aguascalientes. Existen pinturas de él en Tepotzotlán, en la catedral de México y Guatemala.
Otro ejemplo del arte religioso enfocado al culto de santa Rosa de Lima se encuentra en Tepetlaoxtoc, donde se conserva una pintura al óleo realizada por uno de los grandes pintores novohispanos: Juan Correa. En el cuadro se observa a san Antonio de Padua, san Miguel Arcángel y a santa Rosa de Lima sacando a las almas del Purgatorio. Otra copia de manufactura se encuentra en el eremitorio del padre fray Domingo de Betanzos, en la misma comunidad, que data de 1723, por lo que es posterior a la original.


Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada